Estilos de decoración

A lo largo de la historia de la humanidad han existido diferentes tendencias en el diseño y uso del mobiliario, sus complementos y ornamentos: esto es lo que conocemos como estilos de decoración.

Cuando hayas decidido iniciar tu proyecto de decoración debes decidir qué estilo te gustaría utilizar para organizar adecuadamente tus ideas y orientar apropiadamente tus esfuerzos.

A continuación te presento los estilos de decoración que más frecuentemente se utilizan en la actualidad:

• Clásico moderno: es una versión renovada del más antiguo de todos los estilos, el clásico. Rescata la elegancia característica de este estilo en un ambiente menos tradicional y recargado. Utilizamos elementos como molduras decorativas con diseños sencillos para paredes o techos, incorporamos algunos diseños en cielo rasos, empleamos materiales textiles livianos para cortinas y tapicería, se reduce el uso de maderas nobles, usamos papeles con diseños más sutiles y complementamos con muebles de líneas más sencilla.
• Moderno: se originó a finales del siglo XIX y principio de del siglo XX, enmarcado en la época industrial se caracteriza por el diseño de mobiliario innovador donde predomina la funcionalidad y comodidad. Se incorporaron elementos estructurales y de diseño importantes como el vidrio, metal, metal forjado, madera en diversos acabados.
• Contemporáneo: estilo caracterizado por el uso de mobiliario de líneas limpias. Procurando siempre crear ambientes acogedores y con gran sentido de la estética. Predomina el uso de colores neutrales.
• Minimalista: su principal característica es la búsqueda bienestar a través de la conformación de espacios sencillos que transmitan paz y tranquilidad. El lema de esta tendencia es “menos es más”, se utilizan la menor cantidad de piezas de mobiliario las cuales siempre deben tener alguna funcionalidad práctica. Prescindimos de ornamentos y elementos que no cumplan una función.
• Ecléctico: este estilo es una mezcla armoniosa de diferentes tendencias.
• Retro o “vintage”: utiliza elementos de la década de finales de los años ‘30 hasta finales de los ’80, es un estilo cálido y romántico. Se utilizan colores claros como base, idealmente blanco, y mobiliario en tonos pastel. Puedes introducir elementos con estampados florales o geométricos. La clave es utilizar elementos de épocas pasadas y puedes mezclarlos con algunos elementos contemporáneos, siempre que sean la minoría.
• Bohemio o boho Chic: este estilo captura el estilo de vida desenfadado, aventurero y vanguardista. Es suelto y casual. Se caracteriza por el uso de materiales naturales, textiles en colores brillantes, elementos étnicos, marroquíes o de diseños tribales.

Sin importar cuál es el estilo de tu preferencia recuerda siempre que tu objetivo final debe ser crear un ambiente acogedor en el que te sientas cómodo y tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *